🥇 TOP 3 » Los MEJORES sonajeros para bebé del 2020

Los sonajeros para bebé suelen ser los primeros juguetes que tienen los consentidos de la casa siendo uno de sus primeros estímulos sensoriales. Como ya sabemos, se trata de objetos que en su interior contienen elementos que suenan cuando se mueven.

Su origen se remonta a muchos años atrás, donde era utilizado para alejar a los malos espíritus que podían rondar la cama del bebé. Al pasar el tiempo, las supersticiones fueron quedando atrás pero  los sonajeros permanecieron para entretener a los pequeños.

Hoy en día, existen sonajeros para bebé de todo tipo, con diferentes texturas, tamaños, formas, colores, para colocar en el cochecito e incluso en los tobillos o muñecas del niño.

Cabe destacar que son mucho más que un juguete ya que contribuyen al desarrollo de diferentes habilidades durante el crecimiento del pequeño.

Durante los primeros meses de vida, el bebé cuenta con un campo visual muy limitado el cual se va desarrollando a través de diferentes estímulos. Uno de ellos puede ser el sonajero, ya que cuando se agita delante de sus ojos, aprende a seguirlo con la mirada estimulando también su agudeza auditiva.

Alrededor de los 3 o 4 meses, el pequeño ya intenta sujetarlo, aunque quizás aún no le cueste un poco dependiendo del peso y de la forma del sonajero, tomando en cuenta también que su musculatura apenas se está desarrollando.

Cuando el pequeño ya tiene los 6 meses, seguramente puede cogerlo sin ayuda, se lo lleva a la boca y va fortaleciendo su tono muscular así como el control de la motricidad.

Entre los 8 y 10 meses las capacidades relacionadas con el movimiento y la coordinación mano-ojo se han perfeccionado por lo que tiene un mayor control de su cuerpo y se la hace mucha más fácil tomar el sonajero.

Cerca del año, ya es capaz de manipularlo y aumenta la diversión ya que puede apreciar mejor las formas, los colores y el sonido.

Beneficios de los sonajeros para bebé

Los sonajeros para bebé estimulan sus sentidos desde muy pequeños aun cuando su visión aún no está del todo desarrollada.  En esta etapa el sonido es el que los guía por lo que podemos tener una idea de lo que significan estos juguetes durante esta fase.

Para este momento, los sonajeros con colores en contraste son los ideales como los blancos y negros. Adicional a esto, el sentido del tacto se estimula cuando el pequeño  toca el sonajero o lo pasa de una mano a otra.

Por otra parte, los sonajeros para bebé favorecen la coordinación mano-ojo la cual es clave en el proceso de aprendizaje de manipulación de los objetos.

Adicional a todos los beneficios anteriormente señalados, permiten que los niños empiecen  a hacer asociaciones de anticipación y estimulan la memoria al aprender la relación causa-efecto: se mueve el sonajero, hace ruido.

Recomendaciones al utilizar sonajeros para bebé

Para sacar el mejor partido y aprovechar al máximo todos los beneficios que aportan los sonajeros para bebé se aconseja contar con diferentes modelos que varíen en cuanto a su textura, color, forma y sonido.

Lo ideal es ir presentando los distintos sonajeros de forma progresiva y alternarlos para que el pequeño sienta mayor curiosidad y evitar que pierda el interés.

En caso que el pequeño se encuentre algo incómodo, ofrecerle el sonajero es una buena alternativa para calmarlo mientras se distrae y al mismo tiempo estimula sus sentidos. Esto permite que no asocie ciertas situaciones con nerviosismo como el momento del cambio del pañal, el corte de uñas, etc.

Otra recomendación importante es que se interactúe con el bebé cuando se le dé o enseñe el sonajero con el objeto de aumentar el interés  e incentivar el deseo de seguir jugando.

A la hora de elegir los sonajeros para bebé debe tomarse en cuenta el peso y el tamaño, que tenga varios puntos de agarre y que estén elaborados con materiales no tóxicos y resistentes.

Finalmente, hay que mencionar que no se debe dar el sonajero demasiado pronto al bebé para que lo sujete por sí solo, ya que al no tener pleno control de sus movimientos puede golpearse con él y además de correr el riesgo de hacerse daño, existe la posibilidad que en un futuro lo rechace.

Los MEJORES sonajeros para bebé del 2020

Sonajero para bebé Fisher –Price maracas musicales

Se trata de dos maracas que cuentan con pompones suaves en uno de sus extremos y en el otro un sonajero. Su tamaño es ideal para que los pequeños puedan agarrarlas y agitarlas sin tener que hacer mucho esfuerzo.

Las cuentas que forman el sonajero son de colores lo que capta la atención de los niños y estimulan su visión. Es el juguete ideal para favorecer el desarrollo de la motricidad durante los primeros meses.

Recomendado para niños entre 3 meses y 3 años.

Sonajero para bebé Vtech – Toby perrito sonajero electrónico con luz y voz

Este simpático perrito sonajero cuenta con detector de movimiento que activa los sonidos, canciones, melodías y frases que trae incorporados.

Las mejillas del perrito se iluminan con el tacto para provocar que el bebé sienta gran interés en tocarlo. Las orejas también tienen diferentes texturas para estimular el sentido del tacto.

Cuenta con control para el volumen y desconexión automática. Requiere el uso de baterías que se incluyen cuando se adquiere el sonajero.

Se recomienda para niños entre 3 meses y 2 años.

Sonajero para bebé Juquete de Pelota Isuper

Isuper Sonajero Bebé,Juquete de Pelota,Tentetiesos Forma de Pollada Linda de Silicona Segura Juquete Infantil para niños(Pequeño)
  • CALIDAD DECENTE: Hecho de plástico libre de BPA. Seguro y suave para que el bebé muerda. El tamaño justo para que las manitas agarren, sacudan y hagan temblar fácilmente

Este sonajero tiene una forma muy divertida que capta la atención de los pequeños y les encanta. Está hecho de plástico libre de BPA, seguro y suave apto para que el bebé lo muerda.

Su tamaño es ideal para que los pequeños puedan agarrarlo, lo sacudan y hagan temblar de manera sencilla. Adicional a esto sirve también como mordedor que ayuda a aliviar las molestias en las encías durante el proceso de la dentición.

Sus colores llamativos y los sonidos de cascabel estimulan la vista y el oído del bebé mientras que sus bolas giratorias desarrollan la coordinación ojo-mano.