🥇 TOP 3 » Las MEJORES barritas de fruta para bebé del 2020

Las frutas son alimentos fundamentales para el desarrollo y crecimiento de los pequeños razón por la cual deben incorporarse en su dieta desde los primeros meses tomando en cuenta su edad y condiciones particulares.

Los pequeños pueden consumir frutas bien sea en jugos, papillas o en trozos, dependiendo de la etapa del desarrollo en la que se encuentren y por supuesto de las recomendaciones de su pediatra.

Si bien las frutas aportan muchos beneficios a los pequeños, no todas son apropiadas para los primeros meses de vida, ya que pueden aumentar el riesgo de que se desarrollen alergias.

Es por esto que deben incorporándose de acuerdo a las indicaciones del médico, de forma progresiva y siempre vigilando cómo son asimiladas por el pequeño.

Por ejemplo, para los seis meses se recomienda la manzana, pera, plátano, ciruela y cereza. El melón, la sandía, el mango y la papaya también son aptas para esta edad, sin embargo por su sabor bastante dulce pueden dejarse para más adelante, luego que haya probado otras frutas.

La naranja y mandarina, por ser frutas cítricas y alergénicas, muchos pediatras recomiendan esperar hasta pasados los 12 meses para incorporarlas a la dieta de los niños, aunque algunos las indican a partir de los 6.

El melocotón, níspero y albaricoque pueden esperar hasta los 15 o 18 meses y los frutos secos hasta los 24 meses.

Beneficios de las frutas para los niños

Mucho se ha dicho sobre lo bueno que es incorporar frutas en la dieta de los pequeños dado que cuentan con gran contenido de vitaminas, minerales, fibra y agua.

El aporte de vitamina A y C que ofrecen las frutas fortalecen el sistema inmunológico de los niños, contribuye al sano desarrollo de los huesos y favorecen la absorción de hierro.

Ahora bien, los minerales presentes en las frutas ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo, el sistema nervioso, fortalecimiento de músculos y además refuerzan las defensas del pequeño  reduciendo el riesgo de enfermedades degenerativas.

En cuanto a la fibra, es bien conocido que ayuda a evitar el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal.

Finalmente, el alto porcentaje de agua presente en las frutas permite mantener al organismo bien hidratado.

Frutas y niños

Cómo ya se ha dicho, las frutas aportan gran cantidad de beneficios para los niños por lo que es importante incorporarlas en su dieta desde temprana edad.

Para ello pueden prepararse de diferentes formas como zumos, batidos, papillas o en trozos,  pero también existen otras divertidas y practicas opciones para los pequeños como son las barritas de frutas para bebé.

Las barritas de frutas para bebé son ideales cuando se está fuera de casa, además a los pequeños les encanta, pueden comerlas por si solos bajo supervisión de un adulto y tienen un sabor muy agradable.

Existen muchas recetas para preparar en casa y de manera sencilla, deliciosas y saludables barritas de frutas para bebé, pero también pueden encontrarse en el mercado diferentes opciones  elaboradas con ingredientes aptos para el sistema digestivo de los pequeños  que incorporan nutrientes que contribuyen a su crecimiento y desarrollo.

Las MEJORES barritas de fruta para bebé del 2020

Bear Yoyo

Las barritas de fruta para bebé Bear Yoyo están elaboradas 100% con frutas frescas y están ligeramente horneadas para mantener el contenido de vitaminas, minerales y fibras de las mismas.

No contienen azúcar agregada, ni conservantes artificiales. Libre de gluten.        

Apta para vegetarianos.                                                                               

Son perfectas para una merienda saludable y muy practicas cuando se está fuera de casa.

Disponible de varios sabores: manzana, mango, fresa, piña, frambuesa, grosella negra.

Presentación: Empaque de 18 unidades.

Holle Barritas Manzana & Pera – 35 Barritas

Oferta
Holle Barritas Manzana & Pera - 35 Barritas
  • Alérgenos: Trazas frutos secos (sin cacahuetes), soja, leche y sésamo

Las barritas de frutas para bebé de Holle manzana y pera son perfectas para complementar el desayuno, la merienda o para darle al pequeño un postre saludable pero a la vez muy sabroso.

La combinación de estas dos frutas es realmente agradable siendo una de las favoritas de los pequeños.

Sus ingredientes provienen de cultivos ecológicos, por lo que no contienen restos químicos perjudiciales con lo que los padres pueden tener la confianza que se trata de un producto saludable y apto para los niños.

No contienen colorantes, aromas ni conservantes artificiales. Son fáciles de digerir y además están enriquecidos con vitaminas del grupo B.

Ingredientes: Harina de arroz integral, grasa de palmaharina de manzana 24,8%, zumo concentrado de pera 33,4%, peras deshidratadas 16,1%obleas de espelta integral 5% (harina de espelta integral, almidón de patata) de agricultura biológica.

Recomendado para niños a partir de los 12 meses.

Presentación: Empaque de 35 barras de 25 gramos cada una.

Organix Goodies Frambuesa Orgánica Y Manzana

Los padres que han comprado las barritas de fruta para bebé Organix Goddies tienen una muy buena opinión sobre ellas señalando como una de sus principales ventajas que cuentan con un tamaño apropiado para los pequeños.

Al estar elaborado 100% con frutas, es una excelente opción para ofrecer a los niños un sabroso postre que además es completamente saludable.

Otro punto a favor de estas barritas es que están hechas para partirse en trozos, ideal para controlar las porciones que se come el bebé así como también para compartir.

Son fáciles, cómodos y seguros de transportar ya que su empaque no se rompe con facilidad manteniendo el producto protegido y en buen estado.

Presentación: Paquete de 6 barras de 30 gramos cada una.

Si bien es cierto que los mencionados, son productos naturales que no contienen sustancias artificiales, siempre es recomendable consultar con el médico cuando se vaya a introducir un nuevo alimento en la dieta del bebé, especialmente durante los primeros meses.

Recordemos que cada niño es un ser único y especial, con características propias e individuales por lo que no necesariamente lo que para otros es bueno, tiene que serlo para él también.

Por último, es necesario hacer hincapié en la seguridad del pequeño, señalando que siempre debe comer bajo la supervisión de un adulto.